Énfasis en la capacidad
La afinidad, la realidad y la comunicación forman un triángulo interdependiente. Se descubre con facilidad, al inspeccionarlo un poco, que no es posible comunicarse a falta de realidad y afinidad. Además, uno no puede tener realidad de aquello con lo que no puede comunicarse y por lo que no siente afinidad. Y, análogamente, uno no tiene afinidad por algo de lo cual no tiene realidad y sobre lo que no se puede comunicar. Aún más concretamente, uno no tiene afinidad por aquello sobre lo que no tiene realidad y sobre lo que no se puede comunicar; no tiene realidad de aquello por lo que no tiene afinidad y sobre lo cual no puede comunicarse, y no puede comunicarse sobre cosas que no tienen ningún carácter real para él y por las que no se tiene afinidad.

Un ejemplo gráfico de esto sería el enojo. Uno se enfada, y lo que dice no le comunica entonces a la persona con quien pudiera estar enfadado. De una forma aún más tangible, la forma más rápida de romper la comunicación con una máquina sería dejar de sentir afinidad por ella y negarse a tener ninguna realidad sobre ella.

Página 4 Página 2
Página Principal  Librería Contactos  Links
© 2001-2004 Iglesia de Scientology Internacional. Todos los derechos reservados. Para información sobre marcas registradas - La Filosofía Religiosa Aplicada de Cienciología